Inicio / Principios / Predicas / ¡CUIDADO CON EL DESANIMO!
¡CUIDADO CON EL DESANIMO! PDF Imprimir E-mail

¡CUIDADO CON EL DESANIMO!

Nehemías 4:10; Job 23:8-10

 

 

Pastor Roberto Aldana

 

INTRODUCCIÓN:

Definición de desánimo: “Perder los ánimos o las ganas de hacer cierta cosa, perder la esperanza de conseguir algo, desmotivación para continuar una tarea, desgano de vivir, duda”. El desánimo puede conducir a un estudiante a cambiar de carrera, al trabajador a renunciar al trabajo. Una persona desanimada llega a creer que se tiene una enfermedad incurable, la conduce a la pérdida del amor en el  matrimonio, al abandono del hogar, al  divorcio y hasta puede tomar la decisión fatal de suicidarse.

 

En esta vida no hay nada peor que el desánimo. Puede ser peor que el cáncer. Cuando el desaliento se apodera de una persona, es muy difícil, aunque no imposible por supuesto, que ella sola salga adelante. Todo cristiano, toda persona, más tarde o más temprano pasará por la amarga experiencia del desánimo.

 

Nadie debe ignorar el desánimo. No viene porque estemos mal con Dios. Todos pasamos por él, tarde o temprano. Ejemplo: Elías (1 Reyes 19:3-8). Hoy día cuando cuándo se le pregunta a un hermano o hermana la gran mayoría responde: bendecido, en victoria, pura vida, como dirían los ticos, etc. Sin embargo, siendo honestos y sinceros, no siempre estamos bendecidos, no siempre estamos en victoria, no siempre todo es pura vida. La vida no siempre es color de rosa.

 

Estudiemos este importante tema a la luz de Nehemías capítulo 4.

 

I.LAS CAUSAS DEL DESANIMO

 

  1. Burla y Menosprecio: Sanbalat, quien era gobernador de Samaria, y que deseaba gobernar también a Jerusalén, odiaba a los judíos. Por su odio y sus intereses políticos trató de desanimar a Nehemías y a los que construían el muro por medio de: Burlas, amenazas, fanfarronadas y violencia. (Nehemías 4:1-3).
  2. Fue una guerra psicológica que puso en ridículo a los que construían el muro.El ridículo puede herir profundamente a una persona, y causar desaliento y desesperación. Por ejemplo, cuando se le dice a un niño o adulto que no sirve para nada, que lo que hizo, está mal hecho, puede dañarlo para toda la vida produciendo en él o ella  una actitud de “yo no puedo”
  3. La intensificación y gravedad de los problemas:   (Nehemías 4:7-10). Estaban rodeados por los enemigos. Al Norte, Sanbalat, al Sur, Gesem el árabe, al Oriente Tobías y  al Occidente, los de Asdod, (los filisteos) (Nehemías 4:7-8).
  4. El trabajo se volvió abrumador. (Nehemías 4:10)  Por donde quiera que dirigieran la vista, sólo escombros miraban. Hay ocasiones cuando somos rodeados de tantos problemas: enfermedades, accidentes, problemas en el matrimonio,  pérdida del trabajo, dudas, falta de éxito, etc. La persona que trabaja bajo presión se agota más que si trabajara en condiciones normales, le quita el sueño y le produce enfermedades y frustración.
  5. Pérdida de las fuerzas: El trabajo había sido tan intenso y arduo que estaban extenuados de cansancio. La pérdida de la fuerza física, produce también fatiga emocional. Por ejemplo el profeta Elías. (1 Reyes 19:6-14)
  6. Pérdida de la confianza:(Léase Sal. 44:9-16; 88:14; 77:3-15; Nehemías 4:10) “No podemos edificar el muro”, dijeron. Cuando se pierde la confianza viene el descorazonamiento y la desmotivación. Esto nos lleva a pensar que nunca vamos a alcanzar las metas que nos hemos propuesto. Hay veces que oramos pero no hay respuesta; reprendemos al diablo pero nada cambia; les pedimos a los Hnos. que oren por nosotros; ayunamos, nos arrepentimos, pedimos perdón pero las cosas siguen igual ¿Cuánto tiempo durará?  Veamos dos ejemplos bíblicos:

    1. “Pero ahora nos has rechazado y humillado; ya no sales con nuestros ejércitos. Nos hiciste retroceder ante el enemigo; nos han saqueado nuestros adversarios. Cual si fuéramos ovejas nos has entregado para que nos devoren, nos has dispersado entre las naciones. Has vendido  a tu pueblo muy barato, y nada has ganado con su venta. Nos has puesto en ridículo ante nuestros vecinos; somos la burla y el escarnio de los que nos rodean. Nos has hecho el hazmerreír de las naciones; todos los pueblos se burlan de nosotros. La ignominia no me deja un solo instante, se me cae la cara de vergüenza por las burlas de los que me injurian y me ultrajan, por culpa del enemigo que está presto a la venganza”. (Salmo 44:9:16)
    2. Me acordaba de Dios, y me conmovía; Me quejaba, y desmayaba mi espíritu. No me dejabas pegar los ojos; Estaba yo quebrantado, y no hablaba. Consideraba los días desde el principio, Los años de los siglos. Me acordaba de mis cánticos de noche; Meditaba en mi corazón, y mi espíritu inquiría: ¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa? ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades? Dije: Enfermedad mía es esta; Traeré, pues,  a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos. Oh Dios, santo es tu camino; ¿qué dios es grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que hace maravillas; Hiciste notorio en los pueblos tu poder. Con tu brazo redimiste a tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José. (Salmo 77:3-15)
  7. El desánimo se presenta a la mitad del camino: (Nehemías 4:6). A la mitad de un proyecto, a la mitad de la vida. La crisis de la mujer en la menopausia, la crisis del hombre en la andropausia, a la mitad de su vida aproximadamente. A eso se debe que la mayoría de los ministros comienzan bien el ministerio, pero son pocos los que terminan bien.
  8. El desánimo, generalmente se presenta antes de una bendición extraordinaria: A veces queremos renunciar, sentimos deseos de huir, de escapar de las exigencias de la vida. No renunciemos, no huyamos, porque puede ser que estemos a las puertas del éxito, al punto de alcanzar los mejores años de nuestra vida. Cuando Elías pensó que todo había terminado comenzó lo más importante de su ministerio, ungió reyes y preparó a Eliseo como su sucesor.
  9. El Desánimo puede provocar la caída del ministro.  Para probar esta afirmación analicemos brevemente el caso del Apóstol Pedro (Lucas 22:54-62) En la caída de Pedro tomaron lugar los siguientes hechos:

    1. Presumió de una capacidad y valentía que no tenía. “Aunque todos se escandalicen en ti, yo no Señor; pues estoy dispuesto no sólo a ir a la cárcel contigo sino hasta la muerte”
    2. Hizo uso de métodos violentos. Intentó matar a Malco, el siervo del sumo sacerdote.
    3. Descuidó la oración.   Jesús lo invitó para que orar por él y con él, pero Pedro se durmió.
    4. Siguió al Señor de lejos.
    5. Se juntó con malas compañías.

 

II. ENFRENTANDO EL DESANIMO CON ÉXITO         

(Nehemías 4:9-23)

 

  1. Veamos, a continuación cómo lo enfrentó Nehemías:
    1. Instó al pueblo a defender la familia.(Nehemías 4:13). El hogar debe ser una fuente de estímulo. Los hogares cristianos deben ser sitios donde exista la comprensión, la aceptación, el perdón y una adecuada comunicación. Donde, sobre todo, prevalezca el amor. Debe ser, un verdadero refugio para todos los que lo integran. Un genuino punto de apoyo. ¿Es nuestra familia una bendición y un apoyo a nosotros como personas y al ministerio que desempeñamos?
    2. Detuvo el trabajo (Nehemías 4:13).Muchas veces, lo mejor que podemos hacer, especialmente los líderes cristianos, es tomar un tiempo de descanso. El exceso de trabajo y los problemas pueden intoxicarnos, y los ebrios con el trabajo no son, necesariamente, los mejores líderes. Los que no tienen trabajo deberán buscar uno, pero los que trabajan demasiado deberían hacer pausas que les permitan recuperar, tanto las energías físicas como emocionales y espirituales.
    3. Hizo que el pueblo quitara la mirada de los escombros y la pusiera en Dios.(Nehemías 4:14). Para superar el desánimo, es determinante recordar y creer las promesas de Dios. Por ejemplo: (Isaías 41:10-20; Salmo 34:7-19; Jeremías 1:17-19; Isaías 26:3-4).

      1. “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Todos los que se enardecen contra ti sin duda serán avergonzados y humillados; los que se oponen serán como nada, como si no existieran, Aunque busques a tus enemigos, no los encontrarás. Los que te hacen la guerra serán como nada, como si no existieran. Porque yo soy el SEÑOR, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: “No temas, yo te ayudaré”. (Isaías 41:10-20)
      2. El ángel del SEÑOR acampa en trono a los que le temen; a su lado está para librarlos. Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian. Teman al SEÑOR, ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen. Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al SEÑOR nada les falta. Vengan, hijos míos, y escúchenme, que voy a enseñarles el temor del SEÑOR. El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga. Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones; el rostro del SEÑOR está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria. Los justos claman, y el SEÑOR los oye; los libra de todas sus angustias. El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Muchas son las angustias del justo, pero el SEÑOR lo librará de todas ellas…” (Salmo 34:7-19)
    4. Mantuvo el equilibrio entre la fe y la acción:(Nehemías 4:14-17) Nehemías llamó al pueblo a confiar y a actuar. Hay cristianos que se creen tan capaces, tan inteligentes, con tanta experiencia que no oran, no dependen de Dios y por eso fracasan. Por otra parte, hay otros, que confían en Dios, oran mucho, pero no actúan. Una vez visité a un evangelista que tenía serios problemas económicos, sus hijos desnutridos y enfermos, sin casa donde vivir, pero eran las nueve de la mañana y el todavía estaba acostado en una hamaca. Cuando le dije que era responsable de sostener a su familia, contestó: “El justo por la fe vivirá”.
    5. Fomentó la unidad en el pueblo. No tratemos de pelear solos.(Nehemías 4:20). Nehemías estableció un sistema de comunicación y solidaridad entre todo el pueblo. Hermano, busque un amigo. No hay muchos amigos, pero sí los hay. David y Jonatán son un buen ejemplo. Es interesante que el Apóstol Pablo nunca ministró solo, aún en la cárcel estuvo alguien a su lado.
    6. Instó a las personas a servir a la gente y no servirse de ella.(Nehemías 4:21-23). Se ayudaban unos a otros. Unos trabajaban, y el resto del pueblo los cuidaba. Como cristianos somos llamados a proteger a nuestros hermanos. Si usted ve que alguno de sus hermanos está en peligro, avísele y ayúdele para que no fracase. Hermanos, ¿Estamos comprometidos con nuestros hermanos en el servicio? ¿Está usted sirviendo a los demás o esperando que los demás le sirvan? El servicio a nuestros semejantes es el camino al éxito y a la grandeza del cristianismo.  El preocuparnos por los demás nos hace sentirnos útiles, valiosos, en consecuencia, nos permite sobreponernos al desánimo.

 

CONCLUSIÓN:

El desánimo es una enfermedad interna que puede ser “mortal”. Comienza con la duda en uno mismo y a veces en Dios y su palabra, por ejemplo Juan el Bautista (Lucas 7:18-35) y progresa con el temor a los problemas y al fracaso. La persona desanimada es presa fácil de enemigo.  Empieza a dar los pasos que dio Nehemías para superar el desánimo: 1) Haz de tu hogar un sitio de amor, respeto, comunicación y un verdadero refugio para tu vida. 2) Tómate un tiempo de descanso. 3) Guarda un equilibrio entre la oración y la acción. 4) búscate un amigo de verdad, no ministres solo. 5) Consagra tu vida a Jesús.

 

Además cuéntale a Dios con toda sinceridad exactamente cómo te sientes. Así lo hizo Jeremías (Jr. 20:7-19) Concéntrate en quien  ha sido y quién es Dios para ti. Él es bueno y amoroso, no te va a recriminar y condenar por tus dudas o temores. Dios es todo poderoso, conoce todo lo que te está pasando, El tiene control, El tiene un plan para tu vida, El te hará más que vencedor;  confía en que Dios cumplirá su promesa (Isaías 41:10-20; Sal. 34:7-19). Te invito para que enfrentes tu desánimo con la asistencia divina, consciente de que tú solo no podrás superarlo.

 

Leer detenidamente Hageo 2:7; Isaías 60:5-7

 

Marcos: 11:24

“Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán”

 

A la luz de estos versículos les invito a celebrar por anticipado la respuesta a sus oraciones.

Encuentra esta y otras interesantes predicas en el área de descargas.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¿Quién está en línea?

Tenemos 12 invitados conectado(s)

Selección de Idioma

English Portuguese Russian Spanish

Encuesta semanal

Su IP es
54.242.204.141
United States United States :
Su navegador es
Unknown Browser Unknown Browser
Su sistema operativo es
Unknown Operating System Unknown Operating System