Inicio / Principios / Visión y Misión de la Iglesia de Dios
PDF Imprimir E-mail

 VISIÓN Y MISIÓN DE LA IGLESIA DE DIOS

(a65, 1994, Inciso 2. Págs.. 78-83; A71. 2006, pág. 44)

 

Preámbulo

Desde sus inicios en 1886, la Iglesia de Dios ha sido especialmente bendecida por el Señor. El crecimiento de la iglesia es atribuida a diversos factores. Algunos de los más importantes son:

1)      obediencia a La Palabra de Dios

2)      dependencia del Espíritu Santo

3)      fidelidad a nuestro llamamiento

4)      fervor evangelístico

5)      apertura a  todas las personas

6)      obra misionera

7)      discipulado

8)      un deseo ardiente por mantener las raíces de adoración, oración, avivamiento y santidad pentecostal.

Nosotros aceptamos totalmente la singularidad de nuestra posición como una de las principales iglesias pentecostales del mundo. Nos consideramos como una obra divina del Espíritu Santo, una parte vital del movimiento espiritual llamados a ser conductos de avivamiento y traer renovación espiritual a un mundo hambriento.

Esta es una grandiosa y seria responsabilidad para todos.

Declaración de la Visión

Nuestra visión surge del entendimiento de lo que Dios se propone hacer por y a través de su iglesia. La Gran Comisión sigue siendo nuestro mandato de Cristo.

La iglesia de Dios deberá ser:

1.       Un movimiento comprometido con la autoridad de las Santas Escrituras en cuanto a fe y dirección.

2.       Una comunidad fraternal cuya adoración atraiga el poder de Dios a la vida de la iglesia y extienda dicho poder a través de las vidas de los creyentes en el diario vivir.

3.       Un cuerpo dirigido por el Espíritu, entendiendo plenamente que el bautismo con el Espíritu Santo es tanto una bendición personal como una capacitación de poder para el testimonio y servicio en el cumplimiento de la Gran Comisión.

4.       Un pueblo con hambre de Dios, que experimente la presencia de Dios y se maraville de su santidad que cambia las vidas de los creyentes en conformidad con Cristo.

5.       Una iglesia neotestamentaria que se enfoque en la congregación local, en donde el pastor alimente y guie a todos los miembros a ejercer los dones espirituales en el ministerio.

6.       Una iglesia que ame a todas las personas y se oponga a cualquier acción o política que discrimine a cualquier grupo o individuo debido a raza, color o nacionalidad.

7.       Un movimiento que muestre amor y preocupación por el dolor y la soledad de los que no son salvos, mediante ministerios dinámicos de evangelización, discipulado y nutrimento espiritual.

8.       Una iglesia Cristo céntrica, orientada hacia las personas y sensible a las necesidades en todos sus programas y ministerios.

9.       Un movimiento que promueva políticas y ministerios que reflejen un esfuerzo sincero de ser pertinente en cada generación.

 

Declaración de la Visión

 

La misión de la Iglesia de Dios es perpetuar el evangelio completo de Jesucristo (Mateo 28:19,20), en el Espíritu y poder del Pentecostés (Hechos 2:1-4, 6, 13-18) (A71. 2006, pág. 44).

 

COMPROMISO CON NUESTRA MISIÓN Y VISIÓN

(a70, 2004. PÁGS. 50-54)

Estos incisos reflejan nuestros valores esenciales con respecto al cumplimiento de nuestra misión y visión.

 

1.       ORACIÓN

Nos comprometemos a hacer de la oración la más alta prioridad de la iglesia. Este compromiso será demostrado:

Al convertir cada iglesia local en una casa de oración para todas las naciones.

Al enfatizar que la comunión con Dios es el más alto privilegio y la mayor responsabilidad de cada miembro.

El ejemplificar, todo el liderazgo de la iglesia, una vida de oración activa y eficaz.

Al unirnos con los otros creyentes en oración e intercesión (Isaías 56:7; Marcos 11:17; Romanos 8:26; 1 Corintios 14:14,15; 1 Tesalonicenses 5:17; 1Timoteo 2:1-4,8; Santiago 5:14,15).

 

2.       ADORACIÓN PENTECOSTAL

Nos Comprometemos a reunirnos regularmente,  como la expresión local del Cuerpo de Cristo, para participar en la adoración que exalte a Dios, cautive el corazón, la mente y el alma, y, nos desafíe a un mayor compromiso y discipulado. Este compromiso será demostrado:

Al ayudar a las iglesias locales a planificar y a prepararse para una adoración significativa y ungida.

Al instar a todos los pastores u otros líderes a dirigir una adoración viva y espiritual.

Al incorporar varios estilos y formas de adoración que glorifiquen a Dios e insten a la evangelización y a el servicio.

Al destacar la importancia de la mayordomía bíblica y la centralidad de la Palabra de Dios como elementos de la adoración (Juan 4:24; Salmos 29:2; Romanos 12:1; 1 Corintios 12:4-11; Isaías 58; Mateo 25:31-46).

 

3.       EVANGELIZACIÓN MUNDIAL

Nos comprometemos a resueltamente alcanzar a los inconversos. Bautizándoles en agua e instándoles a permanecer en la iglesia.

Este compromiso será demostrado:

Al considerar a todas las naciones del mundo como nuestro campo misionero.

Al instar a cada iglesia local a adoptar e interceder por un grupo no alcanzado. Todos los materiales o recursos pertinentes serán provistos por el Departamento de Misiones Mundiales.

Al pedir a todas las iglesias nacionales de la Iglesia de Dios Internacional que adopten e implementen pasos mensurables para evangelizar y discipular a los grupos no alcanzados dentro y fuera de sus propias regiones (Mateo 28:18-20; Romanos 15:19-24; Apocalipsis 5:9).

Al instar a cada iglesia local a crecer en un mínimo de un 10% (diez por ciento) anual por medio de la conversión.

Al cultivar una pasión genuina por el perdido, que impulse a los miembros a comunicar personalmente el evangelio de Jesús y a demostrar su amor por los inconversos.

Al discipular a los nuevos creyentes y enseñar nuestra fe a las generaciones siguientes.

Al vivir el evangelio.

(Mateo 9:37-38; Mateo 28:19-20; Marcos 16:15-18; Hechos 1:8; Romanos 10:13-15).

 

4.       PLANTAR IGLESIAS

Nos comprometemos a identificar, adiestrar y proporcionar  recursos a las personas llamadas por Dios a plantar iglesias, y, a resueltamente plantar iglesias vigorosas. Este compromiso será demostrado:

Al canalizar los recursos designados de la iglesia local, de las oficinas regionales o estatales y de las oficinas internacionales para plantear nuevas iglesias.

Al plantar como mínimo un 3% (tres por ciento) de nuevas iglesias anualmente, en relación al total de iglesias en un estado, región o nación.

Al desarrollar un programa de adiestramiento certificado en nuestro Departamento de Evangelismo y Misiones Nacionales.

Al enfatizar la salud de las iglesias a  ser plantadas como también de las iglesias ya existentes.

Al afirmar los diferentes modelos para plantar iglesias en distintas situaciones.

Al reconocer la plantación de iglesias como un ministerio apostólico de nuestros días.

(Mateo 16:18; Juan 4:35; Hechos 2:47; 14:23; Efesios 5:25-28)

 

5.       DESARROLLO DE LÍDERES

Nos comprometemos a identificar y a desarrollar personas a quienes Dios ha llamado y ha otorgado dones de liderato y desafiarles a ser líderes de servicio. Demostraremos este compromiso:

Al crear un ambiente en el cual hombres y mujeres con dones ministeriales se desarrollen como líderes.

Al equipar, capacitar y enviar líderes laicos a servir como compañeros de ministerio tanto dentro como fuera de la iglesia local.

Al proporcionar recursos pertinentes y oportunidades de adiestramiento tanto para ministros como para laicos.

Al instar a los pastores a ser líderes visionarios, a comunicar la visión a la congregación, y a organizar el Cuerpo  y cada uno de sus grupos ministeriales para que la visión pueda ser llevada a cabo (Marcos 3:13-15; 2 Timoteo 2:2,15; 3:14-17; Efesios 4:11-13).

 

6.       INTERDEPENDENCIA.

Nos comprometemos con el principio de la interdependencia, reconociendo nuestra correlación y dependencia con todos los miembros del Cuerpo de Cristo, demostraremos este compromiso:

Al buscar a los otros miembros del Cuerpo de Cristo para colaborar, compartir recursos y oportunidades de aprendizaje.

Al instar a las iglesias locales, en sus comunidades, a establecer relaciones entre las iglesias que tienen propósitos y sentidos similares para juntos alcanzar al perdido.

Ala incorporar a los ministros en el proceso de ser mentores, adiestradores y asesores en los diferentes niveles: locales, estatales, regionales, nacionales e internacionales, para aumentar el nivel de confianza y apoyo entre ministros.

Al establecer un dialogo y una asociación con las organizaciones locales, nacionales e internacionales que buscan cumplir con la Gran Comisión de Cristo. (Colosenses 2:19; 1 Corintios 12:14-31; Gálatas 6:1-6).

Attachments:
FileDescripciónFile sizeÚltima modificación
Download this file (VISIÓN Y MISIÓN DE LA IGLESIA DE DIOS.pdf)VISIÓN Y MISIÓN DE LA IGLESIA DE DIOS.pdfDescarga en PDF la Visión y Misión de la Iglesia de Dios E. C.22 Kb07/04/10 22:30
 

¿Quién está en línea?

Tenemos 13 invitados conectado(s)

Selección de Idioma

English Portuguese Russian Spanish

Encuesta semanal

Su IP es
54.166.255.168
United States United States :
Su navegador es
Unknown Browser Unknown Browser
Su sistema operativo es
Unknown Operating System Unknown Operating System